21 abr. 2011

Parque de sombras

Diana Rodrigo Ruiz recibió en Sevilla un valioso Accésit del Premio “Ángaro” 2010, por su segundo libro de poemas.

Diana Rodrigo Ruiz (Miguelturra, 1978) y su compañero David de la Sierra, mediado 2010 dicen por correo electrónico: “Ha sido niño”. Los componentes del Grupo Literario Guadiana recibimos con gran ilusión la noticia, pero la feliz pareja tuvo a bien aclararse. Luego, viajaron juntos en noviembre hasta Sevilla, donde Diana recibió el accésit otorgado a su segundo libro, “Parque de sombras”.

Un acto relevante donde tomaron la palabra Francisco Mena Cantero, poeta, colaborador de Lanza y co-director de la Colección Ángaro; Antonio Rodrigo Torrijos, Primer Tte. de Alcalde de la capital andaluza; Fernando Guzmán Simón, Doctor en Filología Hispánica, invitado para glosar las obras de Diana Rodrigo Ruiz y Carlos Murciano, ganador del Premio de Poesía “Ángaro” 2010 (XLII edición) por “Algo Tiembla”, libro finalista del Premio de la Crítica 2011. Nacido en Arcos de la Frontera (1931) y residente en Madrid, Carlos Murciano consiguió el Premio Nacional de Poesía en 1970 por “Este claro silencio” y el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 1982 por “El mar sigue esperando”.

Diana Rodrigo Ruiz, poeta de voz apacible, cultivada, melancólica..., escribe desde niña y lleva tiempo dedicándose a labores literarias (recitales, talleres, locuciones de radio, etc.). Es autora de “Origen” (2006), libro premiado en el Certamen “Carta Puebla”. Participó en el CD “La voz de los jóvenes” (2002). Sus poemas han sido galardonados en diferentes provincias y se recogen en varias antologías.

“Parque de sombras” y sueños para un “niño” que vuela libre como los pájaros. 49 poemas caminan por las cuatro estaciones del año, colmadas de recuerdos imborrables. En su preludio, Diana describe la concepción romántica del parque, símil de la infancia perdida y lugar íntimo donde pasea triste su corazón: “... el parque solitario/ -ahora en la memoria-/ recuerda a un cementerio de cipreses/ a través del Amor que nos separa.” (p. 10)

La primera estación elegida es el invierno, período propicio para la soledad y la reflexión, para madurar versos endecasílabos blancos que se hacen preguntas sin obtener respuestas, y también para citarse -sin fecha ni hora- con un amor imposible: “Ya no me atrevo a caminar despacio/ entre los mismos árboles del parque/ porque temo encontrarte en cada sitio,/ apoyado en el sauce de mis lágrimas...” (p. 18)

Cada año volvemos a sentir que todo se renueva iluminado por el estallido de la primavera, pero ¿qué sucede cuando no podemos o no queremos olvidar el amor? Diana conoce bien el origen de las heridas incurables, el valor esencial de cada palabra: “Y si te llamo y llegas, y eres más que palabra,/ deletreo tu piel hasta el silencio,/ y sílaba tras sílaba... va dejando el amor/ firmado este poema.” (p. 34)
Diana Rodrigo Ruiz presentó "Parque de Sombras" el 19 de abril en Llanes (Asturias), y lo hará de forma especial en Miguelturra, su pueblo natal, el 29. Firmará ejemplares de su obra el día 27 en Ciudad Real durante la Feria del Libro. Desde Lanza, quiero felicitar otra vez a mi compañera y desearle nuevos “niños”, que vengan siempre con un pan tierno de la mano.

0 comentarios: