18 sept. 2013

La voz eterna de Jorge Manrique

La vida de los héroes se mide por la grandeza de sus hazañas. La vida de los artistas, por la calidad y belleza de sus creaciones. Ambas cosas fue D. Jorge Manrique de Lara, héroe y poeta.

Antologías y Cancioneros Generales rinden honor a las “Coplas Manriqueñas”. Dedicadas a la muerte de su padre (el Maestre D. Rodrigo), son ejemplo singular de la mejor Poesía Española, no sólo del Siglo XV, también del “Siglo de Oro” y sucesivas generaciones.

Figuran entre las obras literarias eternas. Lope de Vega quiso reproducirlas con letras del más noble metal. Pedro Salinas escribe un ensayo brillante: “Jorge Manrique o tradición y originalidad”. Pablo Neruda reconoce su talento en “Oda a Manrique”: “Jorge,/ no puedo/ oponer sino el aire/ a tus estrofas./ De hierro y sombra fueron,/ de diamantes/ oscuros,/ y cortadas/ quedaron/ en el frío/ de las torres/ de España,/ en la piedra, en el agua,/ en el idioma.” Y D. Antonio Machado recita: “Entre los poetas míos/ tiene Manrique un altar.

Hace 34 años (“cómo se pasa la vida”), junto al profesor de guitarra Felipe Sánchez Mascuñano, compartí la ventura de participar en los actos que conmemoraban el “V Centenario del Caballero-Poeta”, fallecido en combate a los 39 años (1479). Ofrecimos recitales en Ciudad Real (Escuela de Artes) y Villamanrique (Iglesia Parroquial).

Quijotes, sanchos, dulcineas..., todos amigos del Campo de Montiel: gracias por invitarme. Mi corazón está feliz al recordar los versos del Capitán Jorge Manrique, Comendador de Montizón, cuyas verdades y su fe cristiana siguen aquí, brotando siempre por cada herida de las amapolas.

"Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
allegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos."



0 comentarios: