4 ago. 2015

Los dones de la luz - El carácter poético de Manuel Cortijo Rodríguez

"No mueras más en mí, sal de mi lengua.
Dame tu mano para entrar en la nieve."
(Antonio Gamoneda) 

Cuando preguntan si los poetas nacen o se hacen, suelo recordar una respuesta donde falta sincera vocación y sobra frivolidad: "La poesía no imprime carácter."

Salvo narcisistas o lunáticos, ninguno busca rosas sin espinas, ni vende libros para comer, ni puede fingir lo que no sabe. Todos necesitan soledad, imaginación, cultura literaria, verbos universales (amar, sufrir, perdonar, olvidar), escribir poemas, compartirlos y guardar silencio. La poesía siempre los acompaña.

Escribir es vivir, jugar con fuego, sentir a Dios iluminar tinieblas. Es mirar y ver por dentro la vulnerable condición humana: sueños, mares, naufragios, ausencias, fugacidad.

Manuel Cortijo Rodríguez (La Roda, 1950), autor de "Memoria de lo usado" (2012), acaba de publicar "Los dones de la luz" (Ed. Lastura. Ocaña, 2015), obra de madurez, calidad y belleza: "Entrar en las palabras y crecer,/ dejar que lo sembrado nos pronuncie/ en la otra claridad." (p.75)

Rocío Alarcón Ruiz, profesora de Literatura, firma un prólogo de muchos quilates: "El libro simboliza aquella gracia (divina o no) que ilumina el camino humano, y que bien pudiera ser la poesía, el resplandor que en la Divina Comedia iluminaba al hombre y que para Manuel Cortijo aparece también como una experiencia iluminadora." (p.9)

Manuel Cortijo Rodríguez ofrece 23 poemas en 2 apartados, "Instantes de la luz" y "Palabras para ser". Citas de Novalis, Claudio Rodríguez y Diego Jesús Jiménez (1º); Vicente Aleixandre, Octavio Paz y Jaime Gil de Biedma (2º), recuerdan su misión: arder sobre páginas en blanco, laberintos ciegos antes de ser poemas: "Entonces es la vida lo que acude/ en destellos que nombra la luz previa/ que se aprende a decir con las palabras." (p.26)

Abrir surcos al corazón, sembrar emociones, liberar sencillas metáforas: "palabras para ser,/ con la fuerza de ser fuego tan sólo,/ fuego alto que viene del poema." (p.72)

"Los dones de la luz" sirve para diferenciar entre la vorágine de voces actuales. Manuel batió récord de ventas y firmas en obras de poesía, durante la Feria del Libro de Madrid: "Si se hiere la luz, si se abandona,/ si llegara a apagarse,/ ya no será posible/ volver a respirarla." (p.50)

Libro recomendable para buenos lectores, críticos exigentes y poetas (narcisistas o lunáticos incluidos). Algunos deberían aprender o mejor estar callados.


0 comentarios: