8 sept. 2016

La poesía nos hace más humanos

“Poetas, no perdamos el tiempo, trabajemos,
que al corazón le llega poca sangre.”
(Gloria Fuertes)

Misteriosa poesía, beben sus labios autores cuyas obras nos hacen más humanos y superan olvidos: “La sombra de mi alma/ huye por un ocaso de alfabetos,/ niebla de libros/ y palabras.” (F. García Lorca)

Bendita locura tienen los poetas: vivir entre palabras en silencio, cultivar belleza fugaz: “Hoy son las manos la memoria./ El alma no se acuerda, está dolida/ de tanto recordar./ Pero en las manos/ queda el recuerdo de lo que han tenido.” (P. Salinas)

Lazarillos de luces y sombras, engarzan cuerpos ardientes con fría soledad: “Iluminando este existir oscuro y apartado/ con el amor, única luz del mundo.” (L. Cernuda)

Siempre para descubrir: “¿Yo escojo? Yo recojo/ la verdad impaciente,/ esa verdad que espera a mi palabra.” (J. Guillén)

Verificar pruebas: “Dicen que soy un ángel/ y, peldaño a peldaño,/ para alcanzar la luz/ tengo que usar las piernas.” (M. Altolaguirre)

Pedir a Dios: “Dame ojos que penetren tras lo gris/ la verdad de las almas,/ la hermosa desnudez de tu imagen:/ el hombre.” (D. Alonso)

Poder afirmar: “Murió en mitad de un verso,/ cantándolo, floreciéndole,/ y quedó el verso abierto, disponible/ para la eternidad...” (G. Diego)

Cenicienta literaria, poesía donde los niños crecen: “Cielo, tierra, sol, piedra,/ igual que presentí de niño/ que iba a ser la verdad bajo lo eterno.” (E. Prados)

Versos desnudos abren valiosos caminos: “Entra en el hervor, en la plaza./ Entra en el torrente que te reclama y allí sé tú mismo.” (V. Aleixandre)

Poeta, corazón autodidacta, conciencia que nada consigue romper: “Tu risa me hace libre,/ me pone alas./ Soledades me quita,/ cárcel me arranca.” (M. Hernández)

Marineros de níveas melenas dormidos mar adentro: “En sueños la marejada/ me tira del corazón;/ se lo quisiera llevar.” (R. Alberti)

Poemas escritos sin engaños, una por una conmueven sus metáforas: “Yo soy profesor de la vida,/ vago estudiante de la muerte/ y si lo que sé no les sirve/ no he dicho nada, sino todo.” (P. Neruda)

Voces puras conducen a cosas sencillas, ejemplos necesarios en la vorágine poética contemporánea: “Los ojos/ se cierran./ Las palabras se abren.” (O. Paz)

0 comentarios: