16 abr. 2012

Recitar es "sentir" cada verso

Sin pensar escribir algún día poemas, desde niño me gustaba mucho oír en la radio y ver por televisión recitar a nuestros grandes actores: José María Rodero, Francisco Rabal, Agustín González, Francisco Valladares... Entregados al difícil arte de la interpretación, buscaban luz en cada verso, sentían el temblor de los poetas y sus voces únicas daban nueva vida a coplas, romances, sonetos, elegías: Manrique, Juan de la Cruz, Quevedo, Juan Ramón, Machado, Lorca, Hernández.


Francisco Valladares Barragán nació en el pueblo sevillano de Pilas (1935). A los siete años se trasladó a Madrid, donde estudió Arte Dramático. Fue de los primeros locutores de RNE y también protagonista de la primera serie filmada por TVE, “Diego de Acevedo”. Dotado de una voz seductora, durante más de treinta años dobló a leyendas del cine: Richard Burton, Alain Delon, Robert Redford, Clint Eastwood.

Valladares se pasó toda la vida sobre las tablas. Siempre brillaron su talento y versatilidad interpretativa; desde figuras dramáticas de Shakespeare hasta Don Juan Tenorio, pasando por los personajes policiacos de las obras “Llama un inspector” y “Trampa mortal”, última en cartel junto a Paca Garralón. Intervino en famosas comedias musicales: “Por la Calle de Alcalá” (1983), con Esperanza Roy; “Mamá quiero ser artista” (1986) junto a Concha Velasco; y “Víctor & Victoria”, con Paloma San Basilio.

Enamorado de la poesía, cultivó numerosos recitales y puso en escena el espectáculo “Con estos versos de la tierra mía” (1994), dirigido por Ángel Fernández y con Agustín Maruri a la guitarra, logrando éxitos en España y Latinoamérica. Invitado por Manuel Juliá, participó en varias ediciones de la Feria Nacional del Vino (FENAVIN). El 2011 intervino en el recital “El jardín de Baco. La tradición moderna.”, junto a Concha Cuetos, Manuel Galiana y José Mª Arcos. 


Francisco (Paco) Valladares, su voz inconfundible, sensibilidad y respeto a la profesión, continúan vivos en los corazones de tantos compañeros. “Era un ángel”, afirmó Manuel Galiana: juntos tenían previsto hacer un nuevo recital. Concha Velasco y eresa Campos coincidieron al significar graves olvidos: “Nunca se le ha reconocido lo bastante, quizá porque era demasiado buena persona. En este país somos un poco indiferentes e injustos con la gente que vale tanto. Da pena de que no tenga todos los premios que se merecía”.

En 1984 obtuvo el premio de las comparsas bilbaínas "al actor menos premiado". En 2009 se le otorga el premio “Mayte” del Teatro de Cantabria “A Toda Una Vida”. En 2011 recibe dos reconocimientos, la Investidura como “Mayoral de Honor” de la Cofradía del Vino de Valdepeñas (Ciudad Real) y el “Quijote Universal” en Mota del Cuervo (Cuenca).

Todos los poetas desearían hacerlo bien, estoy seguro; pero no basta con decirlos: recitar es “sentir” cada verso. Pocos nacen con el preciado don para saber interpretar las especiales melodías de sus propios poemas.

Amables lectores de LANZA, el 17 de marzo se fue Francisco (Paco) Valladares, hacia otra luz distinta, feliz, entre candilejas, recitando siempre hermosos versos.

Lanza Digital

0 comentarios: